Un ejemplo de desafío al género en el diseño

Hablamos con Tim Schütze, diseñador industrial afincado en Berlín que ha trabajado el concepto del diseño sensible al género y la cuestión de cómo podemos superar los estereotipos y las desigualdades de género en el diseño, para su tesis de licenciatura. Como ejemplo, ha elegido un sillín de bicicleta para demostrar un proceso de diseño en el que se adaptan modelos CAD paramétricos basados en datos recogidos individualmente y luego se imprimen en 3D de forma individualizada y bajo demanda. Así ha nacido PRO/CESS, un proyecto que ha sido publicado en revistas como Designboom y que acaba de ser expuesto en el último 'Salone Internazionale Del Mobile' de Milán.

¿Podrías presentarte y contarnos cuándo descubriste la impresión 3D?

Hola, me llamo Tim Schütze y acabo de graduarme con el proyecto bespoken de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlín. Estudié diseño industrial y, por tanto, he experimentando con multitud de interesantes técnicas de fabricación durante mis estudios, siendo la impresión 3D la más común. Pero no fue hasta mis prácticas, hace dos años en WertelOberfell, una pequeña oficina de diseño de Berlín, cuando me enamoré de la impresión 3D, no sólo para visualizar proporciones o crear modelos de diseño, sino para cuestionar las propiedades de los materiales y la fabricación convencional con enfoques más bien experimentales. La impresión de materiales flexibles es un campo que ofrece este tipo de posibilidades experimentales y vanguardistas cuando se trata de prototipos funcionales.

"Mi proyecto trata de respetar la diversidad lo mejor posible, por lo que no se centra en los estándares sino en la personalización masiva en función de las demandas individuales como la antropometría y las preferencias de conducción. Mi visión se basa en un enfoque de código abierto, lo que significa que los datos de impresión en 3D del sillín individual son de libre acceso y puede imprimirlo uno mismo o fabricarse en una red creciente de fablabs y makerspaces descentralizados. Aprovecho el potencial de la impresión 3D y de la personalización masiva y pretendo que el producto sea más accesible. "
Tim Schütze, diseñador de 'PRO/CESS'.

¿Cómo acabas creando un sillín de bicicleta que tenga en cuenta el género?

Todo el proyecto tiene su origen en mi tesis teórica sobre diseño, en la que cuestiono las normas de género, las estructuras de poder y las jerarquías patriarcales en el ámbito del diseño de productos y, finalmente, esbozo un marco para el diseño sensible al género. En la búsqueda de contextos de productos dominados por el género binario y los estándares normativos, encontré que los sillines de bicicleta eran un escenario adecuado para repensar el producto de forma sensible al género. Aparte de eso, también soy un apasionado de las bicicletas y, por lo tanto, aporté muchos conocimientos que me ayudaron a profundizar tanto en la dimensión idealista como en la aplicada y técnica.

¿Cómo funciona?

PRO/CESS es un sillín de bicicleta sensible al género, totalmente personalizado y fabricado de forma aditiva. A diferencia de los productos determinados, el concepto adopta un proceso abierto y adaptativo que se centra en las necesidades particulares de los usuarios y rechaza los estándares de género.

El proceso sigue el principio de entrada/algoritmo/salida:

  • La entrada está formada por los datos individuales de los usuarios, que se recogen de forma descentralizada con una app.
  • Utilizando una sencilla tecnología de reconocimiento de imágenes, se crea un modelo 3D del trasero.
  • A continuación, se obtienen los datos ergonómicos correspondientes y se introducen las preferencias adicionales.
  • En base a esto, el algoritmo ajusta la forma, el tamaño, el acolchado y el aspecto del sillín en el modelo CAD y se optimiza constantemente con nuevos conjuntos de datos.
  • Los datos de impresión para la impresión FDM y SLS se generan entonces y se ponen a disposición como salida.
  • Por último, los usuarios tienen la opción de imprimir ellos mismos el sillín, compartir el pedido en la comunidad de fabricantes o pedir el sillín a una micro-fábrica.

Además del producto individual, el proceso se centra en la participación y la flexibilidad. Es fluido en su forma y puede reaccionar con agilidad a la retroalimentación y a las influencias externas. De este modo, los estándares de diferenciación de género quedan obsoletos y, en su lugar, aparecen perspectivas no binarias y de empoderamiento.

¿Cuáles han sido los retos a los que te has enfrentado en este proyecto?

Aparte de la complejidad conceptual de combinar la experiencia del usuario, los algoritmos y la codificación y la producción aplicada, el mayor reto fue el estudio de materiales que realicé a lo largo del proceso. Imprimí más de 200 muestras y tuve varias impresoras 3D en funcionamiento durante innumerables horas para entender realmente las estructuras del TPMS y sus parámetros en combinación con materiales flexibles. Aquí también entra en juego Filaflex, ya que Recreus me proporcionó diferentes filamentos de TPU flexibles de su marca Filaflex para el estudio. El mayor reto fue la optimización de los parámetros de impresión para maximizar tanto la calidad como la rapidez de la producción. Como resultado, transferí las propiedades al algoritmo paramétrico y ahora puedo ajustar con precisión las estructuras flexibles utilizando, por ejemplo, rampas de grosor de pared o modificaciones en el espacio entre celdas. Parámetros como el multiplicador de extrusión, la altura de las capas y el relleno de los huecos también afectan al resultado y, en última instancia, también es muy importante que el material de TPU se seque bien para obtener impresiones rápidas y de alta calidad.

"En estas fotografías vemos algunas ideas sobre el proceso de estudio de materiales. Estoy experimentando con estructuras de TPMS impresas en FDM hechas con filamento de TPU Filaflex. La dureza de las estructuras TPMS puede controlarse de forma selectiva mediante la manipulación de campo y proporciona la base para el comportamiento de amortiguación individualizado de la parte superior del sillín."

¿Cuáles son las principales ventajas que ofrece la fabricación aditiva para esta aplicación en particular?

La FA es crucial para este concepto, ya que permite una personalización masiva total. La impresión FDM, en particular, me ha permitido trabajar en prototipos reales en el taller de casa y asegura, además, una amplia accesibilidad, ya que las máquinas son realmente baratas y, en su mayoría, están abiertas a modificaciones y ajustes. Con tecnologías como la impresión SLS, es posible producir piezas personalizadas de alta resistencia que no necesitan ningún tratamiento posterior.

¿Cómo descubriste Filaflex y por qué lo elegiste para fabricar el sillín de la bicicleta de tu proyecto?

Estaba buscando marcas que fabricaran filamentos flexibles de alta calidad y que también ofrecieran múltiples durezas shore para poder probar sus propiedades una al lado de la otra. Filaflex es un nombre muy conocido en este ámbito, así que me puse en contacto con Recreus  (con vosotros) y me alegró mucho vuestra disposición a colaborar.

Las primeras impresiones de prueba demostraron porqué Filaflex es líder en cuanto a propiedades de flexión, consistencia, color, etc. Además, el embalaje y el servicio de atención al cliente de Recreus destacan entre sus competidores, por lo que aprecio mucho la colaboración.

En este punto la consistencia de los diámetros de los filamentos Recreus merece una mención especial, no sólo en los flexibles, sino también por ejemplo en sus materiales rígidos como el PET-G, que produce superficies súper suaves debido a su alta calidad.

Definitivamente vale la pena una recomendación.

¿Qué ventajas y beneficios otorga Filaflex al sillín de la bicicleta?

Como ya se ha mencionado anteriormente, la consistencia y calidad de los filamentos Filaflex permite que los parámetros funcionen correctamente en varias impresoras. La parte superior impresa con FDM en general tiene la gran ventaja de la reparabilidad y la ajustabilidad, ya que se puede producir de forma muy barata y fácil. También es una forma de producción muy limpia y ecológica, ya que no se utilizan productos químicos ni resinas, en comparación, por ejemplo, con la impresión y el procesamiento posterior de las piezas SLA.

¿Cuál es tu visión de la impresión 3D en el campo de la impresión de sillas de montar?

En mi opinión, la tecnología de impresión 3D, tanto la FDM como los procesos más sofisticados de SLS, ayuda a superar el enfoque de los estándares dominados por los hombres y las versiones heteronormativas unisex que está presente ahora mismo en el amplio mundo de los productos ergonómicos. En el contexto de los sillines de bicicleta, la impresión 3D puede ayudar a superar la diferenciación a lo largo del binario de género, permitiendo así sillines perfectamente ajustados y abrazando el empoderamiento de la igualdad de género y la diversidad.

Descubre Filaflex y todas las durezas Shore disponibles y testadas en este proyecto

Filaflex 70A

Filaflex 70A,’Ultra-Soft’, es un filamento altamente elástico y avanzado de la gama Filaflex para impresoras 3D. Dureza Shore 70A 900% de estiramiento Muy alta elasticidad Resistente a disolventes, combustible y acetona Inodoro No requiere cama caliente Fabricado en la UE
37,90 €

Filaflex 60A

Filaflex 60A ‘PRO’, el filamento más elástico y flexible del mercado, solo apto para los más ‘pro’ e intrépidos de la impresión con filamentos flexibles. Dureza Shore 60A 950% de estiramiento Altísima elasticidad Resistente a disolventes, combustible y acetona Inodoro No requiere cama caliente Fabricado en la UE
41,24 €

Filaflex 95A

Filaflex 95A, ’Medium-Flex’, es el filamento perfecto para los iniciados en la impresión de flexibles. Se trata de un filamento elástico semi-flexible, compatible con todas las impresoras 3D del mercado, incluidas las de extrusor tipo bowden (con tubo). Dureza Shore 95A 500% de estiramiento Elasticidad media Compatible con todas las impresoras Resistente...
27,90 €